Por primera vez en la nieve: el invierno en Alemania

El encanto de lo nuevo

Desde que llegué a Alemania, casi a finales de otoño estaba ansiosa por la llegada del invierno, principalmente porque quería conocer la nieve en todo su esplendor. Llegó el invierno y empezó a oscurecerse más rápido, pero por ningún lado estaba la tan anhelada nieve.

Por otra parte, ya me habían contado que el invierno es lo peor de Alemania más si no nieva, pero para una humana como yo no tanto, de alguna manera lo disfruto; en los días oscuros tengo más energía y puedo ser más creativa. Quizás en unos cuantos inviernos más ya no piense lo mismo, ya que puede ser el encanto de lo nuevo, pero también hay que agregar que aquí está el factor pandemia. No tengo ni idea de cómo es un invierno sin tantas restricciones, pero supongo que es mejor.

Si quieres saber de las estaciones del año en Alemania visita esta entrada del blog Guía de Alemania.

Todo lo anterior fue en diciembre. Después de tan larga espera el pronóstico del tiempo decía que iba a nevar el tres de enero. No confié tanto porque quizás iba a ser muy poco. Sin embargo, en esa mañana escuche niños que jugaban en la calle; muy temprano y eso se me hacía raro. Abrí la venta y caía nieve, mucha nieve.

Fui tan feliz, eso se sintió muy bien, realmente  lo disfruté.

Salí al balcón  y todo estaba blanco… Mirar caer los copos me recordaron a la bola de cristal tan popular en las navidades de Colombia que tiene una casa adentro con árboles a los lados y que si la sacudes nieva.

Me vestí como una “cebollita”, salí y  exploré el bosque.


Cuando los copos de nieve caen

Los días son muy hermosos cuando todo está vestido de blanco y más si hace un poco de sol, se pueden apreciar los árboles de una manera diferente ya que con el invierno se ponen más sombríos; pero si caen copos no se ven tan simples, hay otros árboles en el bosque que tienen hojas muy verdes y con los copos parecen de fantasía.

Caminar entre los copos recién caídos se siente como pisar leche en polvo; es raro, pero, así lo sentí. Hice lo que la mayoría de gente hace al jugar con la nieve; así que para que detallarlo, mejor adjunto un video con pequeñas tomas de lo que es el invierno en días de nieve en Alemania.


No todo es bueno con la nieve

Con los nevazos no todo es color de rosa, especialmente si te encuentras en la ciudad, los días pueden ser más oscuros, todo es mojado, los copos se ponen sucios con el pasar del tiempo y puedes ver una que otra suciedad en el suelo de los perros; claro es irresponsabilidad de los dueños.

Por eso iba al bosque para poder apreciar mucho más la nieve.

En los días de abundante nieve no puedes ir en bicicleta, el transporte público puede cesar su actividad, para los carros particulares es bastante difícil porque pueden estar cubiertos de copos y está presente la lamentable posibilidad de quedarse varado en la carretera.

Te puedes caer si no tienes zapatos para la nieve y caminar con los copos blandos puede ser una gran odisea. Cabe destacar que en febrero nevó mucho en Alemania, lo normal es que caiga poca nieve, entonces así no hay tanto caos.

Creo que la nieve se puede disfrutar muchísimo más en los bosques y montañas que en la ciudad.

¿Y tú qué opinas?

Gracias por leerme,

Con amor,

Adriana Rivas

Photos, videos by adrianarivasblog

Deja una respuesta